Saltar al contenido

ABP y la reinvención de la praxis

18 julio, 2015

¿Cómo enseñar de una forma distinta a la que aprendimos a enseñar?

¿Cómo enseñar de una forma en la que se aprenda?

¿Cómo hacer que a los alumnos les guste aprender?

Es curioso hasta qué punto necesitamos de teorías científicas que avalen aquello que, muchas veces, percibimos de antemano… a veces las teorías nos sirven para autorizarnos a exclamar ¡EUREKA!  Como si nosotros, por sí solos, no fuéramos lo suficientemente capaces para discernir lo que nos parece correcto de lo que no.

  • Sin embargo cuando queremos aprender alguna cosa, buscamos el camino para conseguirlo.
  • Sin embargo cuando nos va la necesidad en ello, aprendemos con facilidad.
  • Sin embargo cuando algo nos divierte, nos interesa y nos emociona; aprendemos.

¿Por qué nos autocensuramos y no aplicamos estas premisas a la hora de enseñar? Si lo hiciéramos no necesitaríamos una teoría que nos autorice a Aprender Basándonos en Proyectos. Porque trabajar mediante el desarrollo de proyectos es una de las maneras más prácticas de aprender, y eso lo sabemos todos.

Debemos recuperar esa inocencia, entendida como ausencia de culpa, que utilizan los niños cuando quieren aprender aquello que les resulta prioritario. Y, para ello, mi consejo es seguir la flecha

Flecha Luego me contáis si funciona 🙂

Modelo SAMR

11 julio, 2015

El modelo SAMR, creado por Ramón R. Puentedura estructura la inclusión de las TIC en el aula mediante actividades que significan una superación cualitativa de la tarea de enseñar/aprender:

R.R.P propone el diseño de actividades que tengan en cuenta cuatro estadios: Sustitución, Ampliación, Modificación y Redefinición .

¿En qué consisten estos estadios?

Sustitución: Consiste en reemplazar una actividad, realizada de forma analógica, mediante el uso de las TIC. En este caso el uso de los dispositivos tecnológicos no aporta nada nuevo al proceso metodológico, ya que sólo se trata de cambiar un tipo de herramienta por otra.

Ampliación: Consiste en utilizar la tecnología para agregar un valor añadido produciendo mejoras funcionales, aunque todavía no se producen cambios metodológicos. Por ejemplo: Buscar información en la web.

Modificación: Consiste en integrar las TIC en la producción de significado. Ejemplo: Realizar con el proyector del aula una presentación en Power Point en el que se integren diferentes recursos como el audio, vídeo, encuestas realizadas en plataformas on line, etc.

Redefinición: Consiste en la modificación de la actividad, pasando de una enseñanza tradicional a otra centrada en el alumnado.

Para conseguirlo es recomendable:

  • Trabajar con plataformas colaborativas on line.
  • Crear ambientes activos de aprendizaje que mejoran la adquisición de conocimientos y el desarrollo competencial del estudiante.
  • Utilizar el sistema de Flipped Classroom.
  • Utilizar conocimientos adquiridos en un contexto real.
  • Utilizar los conocimientos y destrezas adquiridas previamente por el alumno.
  • Desarrollar proyectos, preferentemente basados en el estudio de las necesidades de usuarios, de la detección de nichos de mercado y del establecimiento de relaciones con clientes potenciales.

Y una aclaración, si pensáis ponerlo en práctica: Una vez que probéis el dulce sabor de ver alumnos apasionados en sus aprendizajes… os resultará muy difícil volver a viejas formas de enseñanza 🙂

¡¡¡Suerte con la experiencia!!!

Rutinas de pensamiento

9 julio, 2015

Rutinas de Pensamiento:

Cuando reflexionamos  en el aula sobre los proyectos que están desarrollando los estudiantes, la participación del docente no deja de ser otra voz, otro sistema de pensamiento que se pone en juego en el intercambio de opiniones en la clase.

Aún así, su opinión, tiene un peso especial en tanto su conocimiento experto aporta un saber que los alumnos difícilmente posean. Esta circunstancia suele tener un efecto potenciador para la calidad del proyecto que se está analizando, pero no necesariamente aporta valor al aprendizaje significativo de los estudiantes. Los alumnos necesitan empoderarse de sus estudios para que dichos aprendizajes generen sistemas de valores, para que dichos sistemas de valores sean asumidos como propios y para que sean exportables a otros ámbitos del pensamiento.

Cuanto más omnipresente sea el lugar del docente, más difícil es que suceda…

Esto me lleva a plantearme las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que debe saber el maestro, en un sistema de enseñanza-aprendizaje centrado en el alumno?
  • ¿Qué nos queda cuando abandonamos ese lugar de supuesto saber, que durante tantos años fue constitutivo de nuestra labor profesional?

Las rutinas de pensamiento son un referente claro que nos ayuda a entender cómo se estructura una labor diferente en el aula: Crea una relación donde el maestro aporta una metodología de trabajo y los alumnos la utilizan para reflexionar sobre los contenidos que ellos han elegido y que les son propios.

Yo lo utilizo, por ejemplo, cuando les digo:

  • Cuando hagáis la próxima presentación en PowerPoint, en cada diapositiva de la presentación plantearos lo siguiente: Os muestro esto (A), porque os quiero decir esto (B)

“Las rutinas de pensamiento son estrategias breves y fáciles de aprender que orientan el pensamiento de los estudiantes y dan estructura a las discusiones en el aula.

Si se practican con frecuencia y flexibilidad, acaban convirtiéndose en el modo natural de pensar y operar con los contenidos curriculares en el aula”

Esto lo aprendí en Metodologías para el aprendizaje activo en el aula del siglo XXI y lo aplicaré cada día más 🙂

¡Feliz elección la de participar en EVE15, la Escuela Virtual de verano de la Asociación Espiral, de Educación y Tecnología!

El conectivismo y los estudiantes

4 julio, 2015

La inclusión del conectivismo en las aulas, como cualquier otra teoría sobre la educación, choca  contra la praxis áulica.

Los estudiantes son resistentes al cambio y a abandonar su zona de confort, aunque ello suponga un atraso en su aprendizaje o una contradicción con sus formas de relación on line.

Todavía observamos con nostalgia la década de los ´60 donde los estudiantes eran proactivos contra el poder establecido, cuya representación en la escuela se encarnaba en las estructuras institucionales. Sin embargo los actuales nativos digitales no acompañan con entusiasmo la mayoría de esfuerzos innovadores que proponen los conectivistas:

  • Se resisten al uso de plataformas colaborativas on line, percibiéndolas como una recarga de trabajo que podría solucionarse en la interacción presencial.
  • No perciben la educación como una prioridad, ni siquiera en la universidad.
  • Esperan la crítica constructiva de los docentes, la aportación experta, antes que la co-creación con sus pares.
  • Se resisten a empoderarse de sus estudios mientras la evaluación siga en manos de los profesores.

Esto lleva a muchos docentes a dejarse auto-convencer de las bondades que suponen las teorías innovadoras per se y a desmotivarse al no obtener el retorno esperado.

¿Existe una contradicción verdadera en el seno de estas reflexiones? Y si así fuera: ¿Cómo pensáis que se resuelve?

CO-CREAR AL AMPARO DEL PLAN BOLONIA Y EL EEES

9 noviembre, 2010

 Una vez leído el Informe Tuning,  sucesivos comentarios de autores y diferentes artículos publicados que hablan del Plan Bolonia y de la implantación de un  espacio europeo de enseñanza universitaria, es notorio constatar que la palabra co-creación no aparece por ninguna parte.

En cambio, las palabras, terminologías y frases que transcribo a continuación, sí que aparecen de forma reiterativa:

 

En este cuadro aparecen mezclados ejercicios, técnicas, objetivos y competencias básicas.

Desconozco si  existe una metodología de trabajo para tratarlos, diferente a las técnicas de co-creación. Pero, si así fuera, esto no excluye que la co-creación sea  una excelente forma de  hacerlo.

Analizado en sentido inverso, podemos asegurar que los objetivos que perseguimos al trabajar con los alumnos desde una mentalidad co-creativa, son, en todo coincidentes, con los expresados en el cuadro de arriba.

Otra cuestión diferente, son las razones por las cuales Bolonia pretende que los alumnos alcancen y desarrollen las competencias que aquí se exponen. Dicho de otra forma,  su punto de vista.

Sabemos (en internet existe abundante información al respecto) que el Proceso Bolonia cuenta y ha contado con muchísimos detractores, tanto entre los docentes como entre los propios alumnos. No tiene sentido repetirse en argumentos, pero sí recalcar que renunciar a mantener una actitud de alerta sobre el posible derrotero de una formación orientada tan claramente en función de determinados intereses, sería renunciar al pensamiento crítico, tan necesario dentro del Plan Bolonia.

ALGUNAS CONSIDERACIONES GENERALES:

La década de los ´90 fue la de la revolución de los Recursos Humanos orientados hacia las personas. Luego la globalización endiosó el papel del Mercado. Pero no podemos olvidar que estamos inmersos en una muy presente crisis económica de la que nosotros, ciudadanos de a pié NO somos culpables. ¿Por qué se ha disparado la tasa de desempleo?  ¿Por qué tanta gente se ha  quedado sin trabajo? ¿Por qué están cerrando tantas empresas? ¿Por qué se enfrió la economía? ¿Dónde están los que originaron esta crisis? ¿Por qué hay un pago planetario de la misma y, sin embargo, no se acusa a nadie?

Vivimos la llamada Sociedad del Conocimiento y la Información. Tenemos los medios de comunicación masivos al alcance de un “click” de ratón. No soy un gurú de la política, pero no creo que sea descabellado pensar en que en algún momento habrá un rebote al “Dios Empresa”. La Subjetividad Europea está modificando posturas frente a la Sociedad del Bienestar.

Me pregunto si, dentro de esta encrucijada en la que nos encontramos, el Plan Bolonia no nace parcialmente obsoleto en su ideología.

Por otra parte, una situación fácilmente comprobable es que el desarrollo de redes sociales continúa una marcha imparable y se desarrolla de una forma exponencial, en este sentido, está claro que términos como movilidad, trasparencia, compatibilidad, convergencia, homologación de lenguajes, diversidad, cooperación, tecnologías digitales, competencias trasversales, pensamiento creativo y un largo etcétera, siguen siendo válidos.

En un par de días (cuando aprenda a hacerlo) colgaré en este blog un PDF en el que profundizo más en el tema….